Yerno del capo Pedro Avilés, el titular de la SSP de Culiacán ~ Narcoviolencia-Notinfomex.INFO

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡Narco etiquetas!


¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

lunes, 3 de febrero de 2014

Yerno del capo Pedro Avilés, el titular de la SSP de Culiacán

click here

Sinaloa.- Yerno del narcotraficante muerto Pedro Avilés, el titular de la SSP dice tener una trayectoria limpia.

Muchos tuvieron que preguntar su nombre más de una vez. Quién era Héctor Raúl Benítez Verdugo. Incluso el alcalde Sergio Torres Félix cuando anunció a su secretario de Seguridad Pública titubeó un instante al dar el nombre. aunque ahora Benítez dice que hay una “amistad personal” con el presidente, “de tiempo atrás”.

Es abogado de la Libre de Derecho, tiene 14 años en la Procuraduría general de Justicia del estado, conoce a todos en las áreas de seguridad pero aún no está suelto en el cargo, se le ve tenso, duro, breve en sus respuestas en los 46 minutos de la entrevista, solicitada desde el día de su toma de protesta el 15 de enero y la primera que concede a un medio.

Mantiene las manos entrelazadas y aprovecha una pausa entre las preguntas para soltar los brazos y sacudirlos para liberar tensión.

Aunque tensión es lo que tendrá en un cargo donde lo habitual son las llamadas de emergencia, el informe de un asesinato, un asalto, el despojo de un auto…a estas horas, media mañana, ya debió recibir los datos de un joven que apareció asesinado por el rumbo del piggy back y que antes había sido privado de su libertad y otro que sin más le disparó al auto tipo Tsuru en que viajaba después de chocar en la colonia Hidalgo, y huyó. El vehículo resultó con reporte de robo.

Desde la oficina completamente escueta, sin un solo artículo personal o foto, solo un tazón con nueces, Héctor Raúl Benítez puede ver cuando quiera una minúscula parte de la ciudad a través del sistema de videovigilancia. Los monitores transmiten en vivo el trajín de la capital sinaloense.
Basta abrir la persiana lateral de la oficina para ver el centro de Culiacán, los cruces principales, las entradas a los hospitales. Por ahí circula la ciudad, son las arterias para los 858 mil habitantes del municipio, pero imposible saber lo que pasa donde el zoom de la cámara no alcanza. aquí, en la capital, siete de cada 10 ciudadanos se sienten inseguros en las calles según la última encuesta de percepción en materia de seguridad.

Control es confianza

Los exámenes de control y confianza son la única herramienta que tiene el gobierno federal para conocer quiénes están al frente de los mandos policiacos en el país. a cambio, la federación le libera o le restringe recursos a estados y municipios.

Esos exámenes, dice Héctor Raúl Benítez, a él nunca se los han dejado de aplicar. en su paso por la Procuraduría de Justica de Sinaloa, por el año 2000, cuando estuvo en la temida agencia del Ministerio Público especializada en homicidios dolosos y luego como fiscal adscrito a la Dirección de averiguaciones Previas o al despacho del procurador.

Ha sido sometido en varias ocasiones, la última para ingresar como Secretario de Seguridad Pública.

En ninguna de esas evaluaciones, dice, pesó o le afectó el parentesco político con Pedro avilés Pérez, padre de su esposa, la señora nereida avilés, quien es agente del Ministerio Público del fuero común.

Avilés fue definido por Luis Astorga, especialista en el tema de narcotráfico — investigador de la UNAM y coordinador de la cátedra UNESCO sobre Transformaciones económicas y sociales relacionadas con el problema internacional de las drogas— como “legendario traficante”, quien fue asesinado el 15 de septiembre de 1978, muy cerca de Culiacán.

—¿En esas evaluaciones no le afectó el parentesco político con Pedro Avilés Pérez?

—En ningún momento. Esa persona falleció hace 35 años. Yo tendría 3 años de edad. Yo he conservado esa estadía en la procuraduría desde hace 14 años. Mi esposa tiene 16 años trabajando en la misma institución. Saben la trayectoria limpia de ella. Y que siempre se ha demostrado así, en las áreas que ha estado.

Como te digo hace 35 años que falleció la persona esta. Ella, yo creo, que ni lo re- cuerda, tenía más o menos la misma edad.

Antes, el nuevo titular de la SSP en Culiacán se había definido fuera de cualquier relación dudosa y que no se puede llegar a este cargo con miedo:

“No, no me da miedo. Yo no tengo problemas con nadie, soy una persona tranquila. nunca he andado con proble- mas con algunas personas. no me gusta ser conflictivo. Me gusta llevar una vida apacible, sin problemas. no me da miedo estar aquí.

“Tenemos ya la experiencia de 14 años de estar en áreas delicadas. en áreas de homicidios. en Cosalá, escuinapa, Costa Rica. en distintas agencias del Ministerio Público. nunca ha pasado nada. Siempre nos hemos mantenido con una conducta intachable en esas encomiendas. Y el expediente lo tenemos limpio. nunca he tenido problemas con nadie”.

El mando único

Pero Benítez Verdugo sabe que no solo pasó los exámenes federales, sino la aduana que el gobierno estatal también coloca a los mandos municipales.

Sergio Torres solo hizo público el nombre del nuevo secretario de seguridad hasta que se reunió con Gerardo Vargas, el secretario de gobierno.

“Ahorita nos fueron entregados los exámenes de control y confianza…los pasó, llegamos a un acuerdo con el Secretario general de gobierno, tomamos la decisión de manera coordinada, y él será el nuevo secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal”.

Benítez Verdugo no resultó un nombre familiar para quienes cubrieron la entrevista con el alcalde de Culiacán. Tampoco parecía encajar en la lógica de los nombra- mientos de jefes de policía en los municipios, la mayoría cercanos colaboradores de Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, director de la Policía Ministerial del estado (PMe), como claramente lo era Juan Antonio Murillo, y lo son Gerardo Amarillas en Ahome, y Aarón Aguilar en Mazatlán.

En la ruta del Mando Único, Chuytoño —como se le conoce a aguilar Íñiguez— ha- bía optado por policías en los mandos municipales, policías de su grupo compacto a quienes les guarda absoluta confianza.

Héctor Raúl Benítez niega que alguien más lo haya llevado a la Secretaría, a no ser el alcalde Sergio Torres. Conoce a todos los mandos de seguridad, incluidos sus dos colaboradores, como director la Policía Municipal, Héctor ochoa Polanco, y como director de Tránsito, Francisco Javier Martínez.

“Son personas que son conocidas. el comandante Polanco yo lo traté cuando era ministerio público, en aquel entonces él era coordinador de homicidios dolosos, tenemos coordinación, perfecta línea. el licenciado Martínez fue ministerio público. Tenemos relación y nos conocemos. Tengo contacto con el comandante Aguilar, y es con quien se tiene contacto cuando eres Ministerio Público. en la estatal preventiva igualmente, con Jimmy. Con Héctor Castillo también hay relación, lo conocemos desde hace mucho tiempo”.

La silla del secretario

Como jefes de la seguridad pública en Sinaloa han pasado civiles y militares. Sin carrera profesional y con posgrados. Tenientes y hasta generales. Hombres de negra leyenda, como Zeferino ojeda —asesinado en el Malecón de Culiacán en 1984— o Roberto Robles Rendón, y otros con mérito como Herman Leuffer.

La historia es larga: Un día a Francisco Labastida le mandaron a detener a todos sus jefes policiacos. otro día a Renato Vega le ordenaron que firmará los nombramientos de militares en todos los cargos. Jefes de policía que no sabían llegar a su oficina sin un guía. Después Juan Millán Lizárraga optó por los abogados en las corporaciones. Luego, él mismo le dio todo el poder policiaco a Jesús anto- nio aguilar íñiguez aun contra la opinión de su Procurador de Justicia, Óscar Fidel González Mendívil.
PEDRO AVILÉS

Eran los tiempos en que a los narcos les decían “gomeros”. es el tiempo de la operación Cóndor, la fuerte movilización del ejército mexicano contra el tráfico de drogas. Más de 10 mil soldados al mando del general José Hernández Toledo, que anticipaba el “fin al narcotráfico.” Y cuando Alfonso G. Calderón, gobernador de Sinaloa, aseguró que “se quitaría de encima una lacra social que veníamos padeciendo y que por de negligencia fue creciendo.”

Es 1977-1978.
Son estos tiempos, los tiempos de Pedro Avilés Pérez. Y también de Ernesto “Neto” Fonseca y de eduardo “Lalo” Fernández.

Aun se escucha su corrido y es hasta célebre la frase de inició: “Lo apodaban licenciado, dicen que era muy valiente”, cantan los incomparables de Tijuana.

Pedro avilés nació en plena sierra de Durango. empezó con el tráfico de goma de opio cuando los estados Unidos la necesitaban. Tan no era molestado y como dice el corrido se paseaba con hombres armados por la ciudad que estuvo dentro del tráfico de drogas por más de dos décadas.

La fama no la obtuvo fácil Pedro Avilés. Tejió redes con políticos desde la década de 1950. Hay versiones que lo hacen llegar hasta el nivel del gobernador en turno. Aparece en informes de la Dea y la PGR desde principios de 1970.

Poco más de un año después del arran- que de la operación Cóndor, cuando mu- chos de los capos de la época emigraron a otras tierras, Pedro avilés fue asesinado en un cruce rumbo a la sindicatura de Te- puche, muy cerca de la ciudad de Culiacán, justo cuando se preparaba la ceremonia del grito de Independencia de 1978. Ha- bía al menos dos docenas de órdenes de aprehensión en su contra, pero en el parte informativo de la Policía Judicial Federal solo refería que se toparon con él y se dio el enfrentamiento.