Que a Goyo le cortaron la lengua y lo degollaron ~ Narcoviolencia-Notinfomex.INFO

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡Narco etiquetas!


¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

jueves, 13 de febrero de 2014

Que a Goyo le cortaron la lengua y lo degollaron

click here

Un soldado enamorado de una hija de la dueña de la cantina “El mamey”, acusada del asesinato intelectual

En el bar trabajaban de meseras y sexoservidoras migrantes de América Central
Irracional venta de sexo que Gregorio Jiménez denunciara

Gregorio Jiménez de la Cruz, desde que inició su trabajo como reportero policiaco del diario La Red y Notisur de Coatzacoalcos, narró que la delincuencia se apoderó de villa Allende, una comunidad de Coatzacoalcos, dio cuenta de lo que sucede en una zona donde existe ingobernabilidad, contó cada uno de los casos de secuestro, levantones y eso provocó, su muerte; decir la verdad, causó escozor en los delincuentes, que decidieron callarlo, como muestra de ello, le cortaron la lengua y la cabeza en vida, como ya lo declararon los detenidos.

Fue hace unos meses, que se registró una riña en el interior del bar “El Palmar”, cuya propietaria desde hace más de 15 años, es Teresa de Jesús Hernández Cruz, originaria de Juan Díaz Covarrubias, comunidad de Hueyapan de Ocampo, pero que hace más de 25 años, reside entre Coatzacoalcos y Allende, siempre trabajando como mesera en bares y cantinas.

“El Pantera”, seudónimo que utilizaba cuando empezó a enviar información al Notisur, cubrió esa riña que se dio en el interior de la cantina, pero que el herido, salió huyendo y desde la calle, solicitó apoyo, tanto de los paramédicos como de los elementos policiacos; atendiendo la labor reporteril, Jiménez de la Cruz, dio voz, envió la información y salió publicada.

“Mamá Tere”, como le decían las meseras y empleados del bar a la dueña, se molestó, enfureció, despotricó y antes que se lo gritara en su cara al reportero, delante de todos los empleados, se prometió que iba a cobrar venganza, horas más tarde, se lo dijo a él, habiendo testigos que escucharon todo.

Y es que para muchos vecinos, no es extraño que la mesera, empleara a mujeres con nacionalidad salvadoreña, hondureña, guatemalteca, mujeres que llegaban ahí con la promesa de ir al norte del País, para luego conquistar el sueño americano, pero en ese andar, se topaban con este tipo de trabajos, mesereaban, daban servicios sexuales y luego se las volvían a llevar, sin embargo las autoridades a pesar que se enteraban de la situación, nunca hicieron nada, quizá, recibían dadivas, descuentos, por no ejercer acción legal en contra de los administradores del bar.

Goyo Jiménez, siempre denunció en sus notas informativas, lo que sucedía en el Allende, que lo vio nacer, crecer y hacerse un hombre de trabajo, ahí en esa comunidad, donde estudiaban sus hijos, y donde el ambiente de ilegalidad, es lo que impera, en ese nido – dicen los vecinos - , de delincuentes, pero que ninguna autoridad se ha detenido a frenar.

No sólo contó lo que pasó esa vez en el bar, la riña que dejo ver, que en esa palapa, había ilegalidad, existía una lucha de poder y una venta de sexo irracional; también denunció, que en el bar, escondían a ilegales, que eran llevados, para luego continuar su camino al norte de México, es decir, Teresa, la presunta autora intelectual, era pollera.

Las hijas de “Mamá Tere”

Teresa, tiene dos hijas, Daysi Sáenz Hernández de 32 años de edad y Citlalli Sáenz Hernández de 20 años de edad, ambas, también y derivado de la actividad de su madre, también se han dedicado a ser meseras, atender el bar; uno de los tantos clientes, la menor de las dos, conoció a un elemento del Ejército Mexicano, que llegaba ahí a descargar el estrés, se enamoraron y continuaron su relación, extramarital para el guacho, pues él, tenía una familia formada en Hueyapan de Ocampo, a pesar de que es originario del “Puerto México”.

Se conocieron hace aproximadamente, seis años, al principio era una relación furtiva, las visitas eran esporádicas a la cantina, pero cada vez empezaron a ser con más frecuencia, tanto que al paso de un año, empezó a ser una relación más formal de ser la casa chica del soldado, pasó a ser la grande, “Mamá Tere”, lo recibía con halagos, se sentía protegida, en un bar donde se llevan a cabo actos ilícitos, tenía como integrante de la familia a un elemento de las Fuerzas Armadas.

Pasó el tiempo, y en el año 2011, llegó a la alcaldía de Hueyapan de Ocampo, Gaspar Gómez Jiménez, y tenía una relación cercana al soldado enamorado en Coatzacoalcos, quien llegó a ocupar el cargo de inspector de la policía municipal, el brazo armado para el ex munícipe, en cuyo municipio, trascendían asaltos, robos, secuestros, todos sin resolver a la fecha.

Pero el amor entre los amigos, terminó dos años y seis meses de que inició la administración y empezaron los reclamos y señalamientos, de parte del elemento castrense en contra de la primera autoridad hueyapense, y viceversa, pero nunca se supo, el problema medular del problema entre ellos.

Sergio Servando Montalvo, el soldado, regresó a Coatzacoalcos, volvió a Allende, en busca del amor, que encontró en la hija de “Mamá Tere”, y al que nunca renunció, ya no como parte del Ejército Mexicano, como elemento municipal, volvió – según él -, como un integrante de la delincuencia organizada y sí su suegra, ante se sentía protegida, ahora, era peor, tenía el campo libre, todo la disposición para cometer actos delictivos en el bar “El Palmar”, actos que el reportero, “Goyo” Jiménez, narraba en sus notas informativas para los medios La Red y Notisur, para los que trabajaba.

Y es que en una rencilla, que tuvieron, Teresa de Jesús, con una hija del reportero asesinado de la forma más cruel y signo de que fue el crimen organizado, pues los delincuentes, revela una fuente confiable, le cortaron la cabeza y le mutilaron la lengua, las administradoras de la cantina, alardearon de tener poder y cobijo de la delincuencia.

La hija del desaparecido, estuvo juntada con un hermano de “Mamá Tere”, sin embargo, ella siempre se metió en la relación, así como Citlalli, la mujer del soldado, quien le advirtió a toda la familia, que no se siguieran metiendo con ellas, porque les iba a pesar y que ellos más que nadie sabían, quien era su marido, donde trabajaba y lo que era capaz de hacer.

Así fueron las amenazas en contra de Gregorio Jiménez de la Cruz por parte de un par de mujeres, que dieron cobijo al crimen organizado, que vivieron toda su vida en la ilegalidad, protegidas por las autoridades, sin que nadie pudiera hacer y detenerlas.

Su familia, está segura que los detenidos, sí son responsable de la muerte del reportero, valiente, que nunca tuvo miedo y se agachó ante las amenazas, pero exigen, que detengan al resto de los integrantes de la banda, además que los ahora apresados, paguen con cárcel, que no salgan a la vuelta de unos meses, porque eso sería permitir, la ilegalidad a la que tanto se opuso, durante su vida y durante el tiempo que fue reportero, Goyo Jiménez.