Senadores y Diputados seguiran viviendo con el dinero del pueblo con "Reeleccion" ~ Narcoviolencia-Notinfomex.INFO

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡Narco etiquetas!


¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Senadores y Diputados seguiran viviendo con el dinero del pueblo con "Reeleccion"

click here


México, DF.- Ya es una realidad el otrora “sueño imposible” de diputados, senadores y ediles, quienes –¡al fin!– se obsequiaron la posibilidad de reelegirse, lo que en otras palabras representa la posibilidad de quedarse afianzados por más tiempo a una curul o alcaldía. Sin duda, es felicidad para unos cuantos, pero una pesadilla para el mexicano de a pie.

No conformes con este obsequio prenavideño de reelegirse mientras “dormían” los mexicanos, la clase política rompió el sano principio que permeó en los últimos 80 años, con aquello de: “Sufragio efectivo, no reelección”, como si fuera indispensable que los legisladores y presidentes municipales tuvieran necesidad de recibir aún más estímulos para hacer bien su trabajo.

Varias generaciones de políticos soñaron con este momento, esperando con ansías que se dieran las condiciones para ello, hasta que finalmente ocurrió. Fue precisamente el contexto actual de intercambio de favores, en el marco de la Reforma Política, lo que ha permitido esta figura jurídica que presumiblemente dará lugar a una serie de abusos y otros tantos excesos por parte de la clase gobernante.

Los temores son fundados, pues sería ingenuo pensar que los legisladores no utilizarán el poder de cabildeo para quedarse pegados en la curul y que los presidentes municipales no aprovecharán los recursos económicos, programas de gobierno e influencias a su alcance para repetir en el cargo, cerrando el paso a las nuevas generaciones de políticos que tanto necesita este país.

Así es, con esta facultad se pone fin a la vital competencia en igualdad de circunstancias con los demás aspirantes y se esfuma la posibilidad de que el pueblo vea otros rostros, con nuevas ideas, nuevos bríos, que lleguen a ventilar y refrescar el viciado ambiente político nacional.

En un pasado reciente, era un hecho consumado que diputados y senadores “de profesión” ya tuvieran un lugar asegurado en otra cámara o una alcaldía, apenas concluyeran el periodo legislativo, maquillando de esta manera sus saltos, maniobras y acrobacias inmorales. La diferencia es que hoy no tendrán que disimular para seguir viviendo del dinero del pueblo, cómodamente y por largo tiempo.

En este sentido, también vale la pena preguntase: ¿dónde quedó la promesa de campaña –de la actual administración federal– de desaparecer al menos cien diputaciones federales y 32 asientos en el Senado? ¿Será que otra vez le apostaron a la falta de memoria de los mexicanos?

Está por verse si los otros puntos de la Reforma Política, como: poner fuera del alcance de los gobernadores el control de los institutos electorales locales, la creación del Instituto Nacional Electoral, la anulación de los procesos electorales en caso de que los candidatos rebasen los topes de campaña, el aumento del porcentaje de votos para que los partidos mantengan el registro, y la posibilidad de que la próxima administración federal pueda formar un gobierno de coalición con otras fuerzas políticas, darán buenos resultados en el futuro.

Mientras tanto, para unos cuantos ya se hizo realidad el “sueño imposible” de la reelección, pero esto sin duda es una mala noticia para la inmensa mayoría de los mexicanos que verán aún más postergado su “sueño imposible” de contar con gobernantes que tengan miras más elevadas y que realmente trabajen, no por sus propios intereses, sino por hacer de México un país más justo y próspero.