Obispo de Apatzingán denuncia la verdad sobre Michoacán ~ Narcoviolencia-Notinfomex.INFO

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡Narco etiquetas!


¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

martes, 29 de octubre de 2013

Obispo de Apatzingán denuncia la verdad sobre Michoacán

click here

Michoacán.- La Iglesia Católica, a través de la Arquidiócesis de Morelia y de la Conferencia del Episcopado Mexicano, lamentó que el Estado "viva miedo y desesperanza", y pidió a los gobiernos de los tres niveles "una acción pronta y eficaz ante la injusticia de los levantones, secuestros, asesinatos y cobro de cuotas que afectan al bien y la prosperidad de tantas personas y comunidades", e instó a trabajar conjuntamente para "construir la paz en Michoacán".

En misivas distintas que no fueron emitidas a propósito de los recientes atentados perpetrados contra subestaciones de la Comisión Federal de Electricidad y de gasolineras situadas en la entidad, pero sí por los índices de inseguridad que prevalecen, la jerarquía católica enumeró los grandes retos que enfrenta el Gobierno de Michoacán: seguridad, gobernabilidad, educación, magisterio y empleo.

Fechadas en tiempos distintos, una el 23 de octubre y otra el 27 del mismo, ambas del mismo año, los obispos emiten sus reflexiones en torno a la difícil situación que enfrenta el Estado, palabras que se retoman en el marco de los recientes hechos violentos registrados.

Primero, el pasado 23 de octubre, la Conferencia del Episcopado Mexicano, en una carta firmada por el arzobispo de Guadalajara y presidente de la CEM, Francisco C. Robles Ortega, y por el secretario general del Episcopado, Eugenio Lira Rugarcía, Obispo Auxiliar de Puebla, la CEM emite un comunicado "por la paz en Michoacán y en México".

El texto íntegro relata:

"Cuando el peligro es común a todos, quienes tienen necesidad de los demás no deben ser abandonados por aquellos de quienes tienen necesidad. Ésta es la prueba suprema de la caridad" (Ep. 228, 2.3).

Estas palabras de san Agustín han resonado en la valiente carta publicada recientemente por monseñor Miguel Patiño Velázquez, obispo de Apatzingán, donde denuncia con claridad la situación que se está viviendo en el país, en el Estado de Michoacán y concretamente en el Valle de Apatzingán, provocada por el crimen organizado, misma que se ha recrudecido, obligando a familias enteras a emigrar por el miedo y la inseguridad. 

Los obispos de México unimos nuestra oración, nuestra voz y nuestra acción a lo expresado por Monseñor Patiño. Nos duele el drama por el que están pasando muchas hermanas y muchos hermanos mexicanos. Nos aflige el hecho de que incluso la atención pastoral a los fieles se esté viendo afectada por las amenazas del crimen organizado, como también lo ha denunciado pública y valientemente monseñor Javier Navarro Rodríguez, obispo de Zamora. 

Por eso, solicitamos a las autoridades federales, estatales y municipales una acción pronta y eficaz ante la injusticia de los levantones, secuestros, asesinatos y cobro de cuotas que afectan al bien y la prosperidad de tantas personas y comunidades, y les pedimos estrategias para favorecer la calidad de vida de los ciudadanos y su desarrollo integral.

Asimismo, invitamos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a sumar esfuerzos para enfrentar positiva, creativa y solidariamente toda forma de violencia, a fin de edificar una sociedad justa, pacífica y próspera. 

Por nuestra parte, invocando la ayuda de Dios y la intercesión de Santa María de Guadalupe, nos comprometemos a seguir colaborando en la atención pastoral de las víctimas de la violencia y en la reconstrucción del tejido social, favoreciendo una cultura del respeto al estado de derecho y de la paz".

PALABRA DEL OBISPO

Por otro lado, el pasado domingo 27 de octubre, monseñor Alberto Suárez Inda, jefe de la Arquidiócesis de Morelia, en su Palabra del Obispo dedica una carta abierta al gobernador Fausto Vallejo Figueroa.

El prelado se congratula por el retorno del mandatario al Solio de Ocampo, "con un profundo agradecimiento a Dios Nuestro Señor, fuente y principio de la vida y de todo don perfecto, lo felicito por la recuperación de su salud, obtenida también gracias a la intervención oportuna de médicos competentes. Me alegra que esté de regreso y pueda retomar su cargo".

Suárez Inda aborda también la problemática del Estado: "Por su amplia experiencia usted tiene claro conocimiento de la problemática tan compleja por la que atraviesa nuestro Estado de Michoacán en este momento histórico. Su gobierno deberá afrontar retos tan grandes como son la seguridad y la gobernabilidad, la cuestión compleja de la educación y el magisterio, las inversiones y oportunidades de empleo.

Le esperan tareas inmensas que exigen identificar y atender con inteligencia las raíces profundas de los hechos que preocupan y afectan a la población. En las comunidades escuchamos a diario verdaderos dramas de personas y familias que viven el miedo y la desesperanza.

Estoy convencido de que esta situación puede cambiar, que Michoacán tiene recursos y condiciones para ser un Estado próspero, a condición de que se restablezca un orden de justicia, respeto y convivencia civilizada. Confío en que este tiempo corto que resta a su administración, con el trabajo decidido y generoso de sus colaboradores, podremos vislumbrar tiempos mejores.

Sin duda, uno de sus grandes objetivos será crear una sinergia, una colaboración respetuosa y armónica con el Gobierno Federal, las Fuerzas Armadas, los gobiernos municipales, los poderes Legislativo y Judicial, para que se avance, más allá de visiones particulares, en el aterrizaje de las principales propuestas consensuadas en el Acuerdo por Michoacán, que hemos de valorar como un germen de esperanza.

Evidentemente que su gobierno sólo podrá tener éxito con la participación leal y concorde de la ciudadanía. Dios quiera que en los hogares, en las escuelas y en las iglesias, se logren infundir en los niños, jóvenes y adultos, sentimientos, actitudes y hábitos de conducta que contribuyan a generar una cultura verdaderamente humana.

El pueblo michoacano es profundamente religioso. La inmensa mayoría creemos en un Dios Padre que nos llama a reconocernos como hermanos. Por parte del Consejo Interreligioso de Michoacán, en el que participamos pastores de diversas confesiones cristianas y, en particular, en nombre de la Iglesia Católica, me permito expresar el anhelo y el compromiso de orar y trabajar por la paz. Esperando alcanzar en el Cielo la patria definitiva, nos proponemos construir desde esta tierra una civilización de justicia, verdad y amor". (S)