En pleno malecón de Coatzacoalcos matan a plomazos a extorsionador ~ Narcoviolencia-Notinfomex.INFO

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡Narco etiquetas!


¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

lunes, 26 de agosto de 2013

En pleno malecón de Coatzacoalcos matan a plomazos a extorsionador

click here



Algo está pasando en Coatzacoalcos, no es posible que en pleno malecón a un lado de la Pirámide (zona más concurrida por las familias), maten a una persona a quemarropa y con un arma AK 47, mejor conocida como ‘cuerno de chivo’.

Aquí cabe hacer una pregunta, ¿en donde están las autoridades y sus operativos?. Los informes citan que el finado se llamó José Trinidad González Vargas, de 32 años y que era de oficio carpintero.

Nada justifica el asesinato sin embargo hay algo muy grave detrás de este sangriento hecho, González Vargas es un ex convicto y tiene amplio historial, ahí les va: José Trinidad González Vargas era mejor conocido como “El Pájaro”; estuvo detenido por el delito de secuestro y por si esto fuera poco está identificado como uno de los principales extorsionadores de migrantes en la región sur, su lugar de operación era la zona de vías, ahí se les escapó a los militares que intentaron capturarlo.

Lo más grave del asunto es que existen indicios de su presunta participación en el atentado a la altura de Las Barrancas, en Cosoleacaque, en donde cerca de 60 migrantes fueron atacados, resultando 16 heridos por arma punzocortante y uno más por arma de fuego, en donde les exigían entre 100 y 300 dólares a cada uno por dejarlos continuar su trayecto y quienes se negaban a pagar eran lanzados desde el tren en circulación.