La Marina tenía en la mira al "Shaggy" ~ Narcoviolencia-Notinfomex.INFO

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡Narco etiquetas!


¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

¡IMPORTANTE!

NOS MUDAMOS PARA WWW.NOTINFOMEX.COM.MX DA CLICK E INFORMATE DE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES. ESTE PORTAL SERÁ REDIRIGIDO A LA NUEVA DIRECCIÓN.

martes, 13 de agosto de 2013

La Marina tenía en la mira al "Shaggy"

click here


Durango.- La fiesta de 15 años del sábado 10 de agosto transcurría entre baile y alcohol, en las canchas de basquetbol del ejido La Flor, municipio de Gómez Palacio, donde tocaba la Banda Lagunera.
 
“Parecía fiesta de aniversario”, describió un anciano que estuvo en el lugar.

Una mujer que vive cerca de las canchas, que como todos, no quiso dar su nombre, narró que antes de la medianoche llegó una camioneta como de carga y se estacionó a unos 10 metros de la cancha, casi frente a su casa.

Cerca de la medianoche “El Shaggy” disparó a Jenny Estrada, de 21 años, y a su pequeño hijo Edier Ontíveros, quienes fallecieron. Los marinos salieron de la camioneta, dispararon al aire y gritaron “ábranse”.

Aunque la Fiscalía de Durango niega que los marinos hayan matado al presunto asesino de José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo del exgobernador Humberto Moreira, los vecinos aseguran que sí eran integrantes de la Marina quienes lo abatieron.

Entre los disparos la gente corrió a refugiarse a la capilla y a las casas más cercanas. “El Shaggy” disparó a lo loco e hirió a tres personas. Marinos infiltrados en el baile, vestidos de civiles, abrieron fuego contra el pistolero, al igual que los que salieron de la camioneta. Otro grupo de fuerzas arribó en vehículos oficiales, afirman.

“Salieron de todos lados”, añadió la vecina. A un costado de la canasta quedó tirado “El Shaggy”, moribundo. Entonces arribó un marino, lo volteó bocarriba con el pie y le propinó una descarga de plomo.

“Los marinos que salieron de la camioneta entraron por los columpios. Él no supo ni por dónde le empezaron a tirar. Parecían cohetes de tanto tiro. Yo vi cómo se le veían decenas de puntitos verdes que le estaban apuntando. Salieron marinos y soldados de todos lados”, narró una mujer que vivió los hechos.

“Era un lloradero, un gritadero. Mi casa se llenó de gente que ni conocíamos. Después querían salir para buscar a gente que se había perdido y los soldados nos apuntaban, a mí me apuntaron ‘que se vayan o se quieren morir aquí”, gritaban.

“Eso estuvo mal, porque acordonaron todo y mucha gente quería ver quiénes eran los heridos y no dejaban pasar. Eso fue a las 12 de la noche y como hasta las 2 se llevaron a los heridos”, criticó la misma mujer.

Un joven que estaba bailando, rememoró: “Corrimos y yo me metí a la iglesia. Andaba la gente revuelta. Asustados. Buscando a los hijos. Yo estaba viendo el baile desde mi casa. Oí un tiro y me recogí para adentro. La gente corría. No nos dejaron salir los soldados”.

Cualquier vecino del ejido La Flor sabe dónde cayó “El Shaggy”. Sobre la plancha de cemento caliente donde nadie juega basquetbol, hay una mancha de cal. Ahí murió el presunto asesino de José Eduardo Moreira, mientras escuchaba a La Banda Lagunera cantar el corrido de Juan Ramos de Los Brujos de la Sierra, cuya parte de la letra dice: “…Cayó bien muerto Juan Ramos y en su rostro se veía como sí se estaba riendo de lo que él nunca creía…”.

Santoña, nadie quiere hablar

En el ejido Santoña, contiguo a La Flor, nadie quiere hablar. Aquí el ambiente es más tenso. Nadie mira de frente y prefieren guardar silencio.

“Sí, pues aquí venía a saludar a los cuates”, dijeron sobre “El Shaggy”. “Era buena persona, trabajaba en la labor”, aseguraron otros.

Mientras en La Flor la gente está asustada y circulan los rumores como el polvo que levanta una ventisca, en Santoña los lugareños beben cerveza al mediodía en su cancha de basquetbol y niegan que “El Shaggy” viviera entre ellos.

“Se fue morrito a Acuña, con su familia”, insistieron.

Haciendo una revisión de diarios, en el ejido Santoña, tan solo este año, han encontrado ejecutados a cuatro personas. El 28 de mayo de este año, hallaron enterrados los restos de un hombre y una mujer asesinados por lo menos cinco meses atrás. Según los registros, existen casos de ejecutados en Santoña desde por lo menos el 2011.

El domingo, la mamá de “El Shaggy” arribó a La Flor.

“¿Si era mi hijo?”, preguntó a los vecinos; “sí”, le contestaron,… y se fue.